En tanto Norteamérica se congela, Australia sufre devastadora ola de calor