¿Qué pasa si vas al área 51?: Fenómeno viral

  • Lo que comenzó como un juego ya ha convocado a más de un millón de personas que desean asaltar la famosa base militar donde supuestamente se encuentran seres extraterrestres

Más de un millón de personas responieron a una multitudinaria convocatoria por Facebook que sumó a más de 1 millón de personas con la propuesta de ingresar al ‘Área 51’, centro militar estadounidense, el próximo 20 de septiembre en busca de extraterrestres.

El lugar es señalado desde hace años como epicentro de teorías de conspiración alienígenas.

Todo surgió a raíz de un evento creado en la red social, donde se invita a los usuarios a «invadir» el Área 51 con el objetivo de poder ver extraterrestres: «Si corremos como Naruto, podemos movernos más rápido que sus balas”, sostiene el mensaje publicado en la página y de ese modo hace alusión al estilo de carrera japonés inspirado en el manga en el que se corre con los brazos extendidos hacia atrás y la cabeza hacia adelante. Luego, completan la invitación con la leyenda: “Vamos a ver a los aliens”.

Lo cierto es que las Fuerzas Armadas no escatiman en medidas de seguridad, especialmente cuando se trata de una base en la que, dicen, se prueban armas y se desarrolla tecnología de Defensa. La respuesta al evento multitudinario que dio la vocera de la Fuerza, Laura McAndrews, lo dejó claro: «Desalentaríamos a cualquiera que intente entrar en el área donde entrenamos a las fuerzas armadas estadounidenses. La Fuerza Aérea de EU. siempre está lista para proteger a EU. y sus activos».

Pero esas son sólo palabras. Hay casos, aunque no muchos hayan salido a la luz, de entusiastas que han intentado ingresar al Area 51 en busca del alien que todos quieren ver: ninguno lo logró. Eso sí, el final no fue para todos igual.

En enero de este año, un hombre traspasó los límites permitidos para circular por la zona y tras desobedecer una orden de los guardias que custodiaban el sector, fue acribillado. Según la agencia AP, el visitante llevaba un objeto en una de sus manos y se había negado a arrojarlo al suelo ante el pedido de los soldados.

El hombre había conducido con su auto unos 13 kilómetros más allá de lo permitido, pero no se había ni acercado a la base. El camino a recorrer desde los límites del terreno hasta el centro de operaciones es de unos 40 kilómetros.

Deja una respuesta