Incendio en estudio japonés que dejó 33 muertos fue venganza por plagio

  • Según testigos, es sabido que el culpable del atentado guardaba un fuerte rencor con los animadores del estudio Kyoto Animation

La policía japonesa investigaba el viernes el estudio de animación en Kioto destruido por un incendiario que supuestamente estaba resentido y que vociferó que le robaban a él y a otras personas. El incendio mató a 33 personas y provocó la consternación de los fanáticos del anime en Japón y en todo el mundo.

El sospechoso huyó, pero fue perseguido por empleados del estudio que finalmente lo atraparon. Cayó frente a una casa y la policía lo rodeó inmediatamente.

“Siempre roban. Es culpa de ellos”, dijo a los agentes que le preguntaron por qué había iniciado el incendio, según una testigo que presenció la escena frente a su casa. El hombre se quejó amargamente de que le habían robado algo, dijo la testigo a NHK y otros medios.

Las declaraciones de testigos y otros informes indican que el hombre sentía rencor contra el estudio Kyoto Animation, pero la policía se limitó a decir que el sospechoso, un hombre de 41 años que permanecía hospitalizado, era un residente de Tokio que no trabajaba en el lugar.

Deja una respuesta